Los Halógenos

Los Halógenos

Después del post Oxidantes desinfectantes, continuamos con unos potentes oxidantes: Los halógenos.

La palabra halógena proviene del latín -hal que significa sal y -gen que significa producción, es decir, son productos capaces de producir sal. Son unos potentes oxidantes que destruyen la membrana plasmática.

Hipoclorito de sodio

Se trata de un desinfectante activo frente a todos los microorganismos. Se presenta en varias concentraciones. Es un gran agente oxidante, pero corrosivo a los metales. La acción germicida del cloro se debe a que forma ácido hipocloroso, que es un potente agente oxidante que actúa sobre muchas enzimas celulares. También forma hipoclorito en medio básico (lejía).

Como desinfectante general se utiliza en una concentración de un gramo por litro (1.000ppm), si hubiera salpicaduras de sangre la dilución es de 10 gramos por litro (10.000ppm). Estas diluciones se realizan a partir de la lejía comercial que está a una concentración de 40 a 80 gramos por litro. Si se usa lejía a 40 gr por litro la dilución sería 250 de lejía y 750 de agua.

Indicaciones:

  • Desinfección de mobiliario suelos y paredes.
  • Desinfección de la escupidera y sillón.
  • Bactericida, tuberculicida, fungicida, viricida.
  • Esporicida (en altas concentraciones).
  • Acción rápida barata (en forma diluible).
  • No inflamable.
  • No se ve afectado por la dureza del agua.
  • Reduce las biopelículas en las superficies.
  • Relativamente estable (por ejemplo, 50% de reducción en la concentración de cloro en 30 d52).
  • Utilizado como desinfectante

Contraindicaciones:

  • Son soluciones inestables, por lo que hay que prepararlo diariamente.
  • Decoloración de tejidos.
  • Peligro de reacción con ácidos y amoniacos.
  • Deja residuos de sal corrosivos para los metales (algunos productos listos para usar pueden ser formulados con inhibidores de corrosión).
  • Activo inestable (algunos productos listos para usar pueden ser formulados con estabilizadores para lograr una vida útil más larga).
  • Actividad microbicida afectada por la materia orgánica. Decolora/mancha las telas.
  • El peligro potencial es la producción de trihalometano.
  • Puede causar irritación de la piel y los ojos. Olor (algunos productos listos para usar pueden formularse con inhibidores de olores).
  • Irritante a altas concentraciones

Ácido hipocloroso

Como he comentado en el capítulo anterior, el ácido hipocloroso es el resultante de la unión de óxido ácido de cloro con agua. Se realiza por hidrólisis de la sal con agua y genera un producto altamente oxidante. El ácido hipocloroso lo genera naturalmente las células humanas como los neutrófilos y sirven para eliminar bacterias.

Tiene la ventaja de que es un 80% más eficaz que el hipoclorito sódico y es 100% seguro, no habiendo problemas en caso de ingestión o contacto con la conjuntiva.

En medicina se empezó a utilizar la llamada solución Dakin por su inventor. Se utilizó en la I Guerra Mundial para la desinfección de heridas, aunque pronto se dejó de usar por la inestabilidad de la fórmula. En los años 40, se utilizó en hospitales de Reino Unido para la desinfección del ambiente y evitar la propagación de infecciones.

A partir de 25º pierde sus propiedades, así como en presencia de luz.

Puede utilizarse en aerosol, pero también se utiliza en forma de espray para superficies. Puede utilizarse por inmersión del material. También existen formulaciones para desinfección de tejidos en forma de geles.

El ácido hipocloroso es ampliamente utilizado en el sector alimentario, en veterinaria y desinfección de granjas.

Yodo

Es eficaz frente a todo tipo de bacterias, muchas endosporas, diversos hongos y algunos virus. No es muy activo frente a Mycobacterium tuberculosis.

Actúa sobre las proteínas y ácidos grasos de las membranas. Se utiliza normalmente en forma de povidona yodada. La povidona yodada es una forma hidrosoluble de yodo y polivinyilpyrrolidona. Esto mejora la solubilidad del yodo y favorece una liberación gradual a los tejidos. El mecanismo de acciones parecido al de la lejía, produce oxidación e inactivación de los componentes celulares.

Tiene un color amarillento parduzco y un olor característico. Se suele usar como antiséptico en tejidos vivos. Se ha utilizado de forma masiva debido a su facilidad de preparación y su liberación controlada.

Indicaciones:

  • Antiséptico para desinfección de piel y mucosas.
  • Bactericida, tuberculolicida, viricida.
  • No inflamable.

Contraindicaciones:

  • No esporicida.
  • Degrada siliconas.
  • Tiñe las superficies.
  • Inactivación en presencia de materia orgánica.
  • Se inactiva con la luz
  • Peligroso en bebés y embarazadas
  • Contraindicado en pacientes con tratamiento de sales de litio y alérgicos.
  • En caso de tener que hacerse una prueba de tiroides puede alterar el perfil tiroideo.

FUENTE: Dra. Gema Maeso Mena. «Principios de Bioseguridad en la Clínica Dental» Editorial Peldaño Media Group. S.L. 2022

Facebook
Twitter
LinkedIn